Old School Diner
Bebidas en la boda: Ideas de presentación

Cuando vas a una boda la idea que tienes, además de acompañar a los novios en ese momento tan especial y blablabla, es hartarte de comer y beber. Es una realidad que la mayoría de los novios suelen pensar más en el menú y poner menos atención al tema de las bebidas: “bueno, nos entra la barra libre, pues ya está”. NO, NO Y MIL VECES NO.

Las bebidas que se sirven con los platos sí que son bastante pensadas. Se valora qué vinos poner, si el sorbete va a ser el típico de limón o se va a sorprender con otro sabor, etc. Pero hay que pensar no es lo único que los invitados van a beber en la boda, también hay que pensar en el cocktail de bienvenida y en las copas de después.

Yo, que como sabéis, soy fan de las bodas originales en las que se deje con el culo torcido a los invitados, he buscado unas formas divertidas de presentar las bebidas dentro de la boda. Servirán de inspiración para todos esos novios que no se conforman con la barra libre sin más, puede que no tengamos la posibilidad de montar este despliegue bodil que aparece en las fotos, pero seguro que se puede uno inspirar y conseguir algo similar. Los invitados recordarán con una sonrisa estos detalles.

Dispensador de cerveza

En cuanto mi novio vea esto, se lo va a apuntar a fuego en el cerebro para que lo instalemos en la boda, lo sé. Esta idea es perfecta para el cocktail de bienvenida. Los invitados podrán servirse sus pintas cuando quieran e interactuar unos con otros. Además, puedes poner diferentes tipos y hasta comprar botellines vacíos y decorarlos con etiquetas personalizadas.

 

Dispensador de licor

Esta es otra manera de servir copas en la barra libre, un par de dispensadores con alcohol y refresco. Se parecen mucho a los que tengo yo en la oficina para el agua, lástima que los míos no tengan un punch extra, a veces se necesita jaja.
Lo único malo es encontrar una empresa que te los proporcione, aunque sea sin contenido. Pero vamos que si los consigues, te llevas la medalla a la boda del año.

 

Gelatinas

La gelatina es una manera fresquita de desengrasar después de una comida copiosa.  Una idea para sorprender con las bebidas de la boda es hacer gelatina de cocktails o copas. Gelatina de mojito, de gin tonic, de licor de café… Las posibilidades son infinitas. La gelatina de mojito queda espectacular, yo la preparé para la celebración de cumple de los 30&30 (Hec y yo celebramos el cumple a la vez meses después) y causó furor.

Os dejo una idea de presentación de este blog por si os apetece copiarla, a mí me parece también muy original D

 

Flases de chupito

El que más o el que menos ha tomado flashes cuando era pequeño, anda que no nos hemos arriesgado a contraer millones de enfermedades con las grietas en las comisuras de los labios. Pues ahora, esta forma de presentación puede volver a ponerse de moda. En España no sé dónde se pueden adquirir, he estado recorriendo internet y tampoco encuentro un lugar, así que si alguien sabe o se le ocurre cómo hacer estos flashes, que avise.

La forma más parecida que he encontrado, ha sido a través de unos sobrecitos (como los del azúcar) que están rellenos de licor. Se los dieron a mis padres en la última boda y me enamoré perdidamente de la idea. Me parece útil, original y muy sencilla. Os dejo una foto que subí al Instagram del blog

 Espero haber dado alguna idea para hacer que las bebidas en la boda cobren el protagonismo que merecen. Al fin y al cabo, si no fuera por esas copas de vino desde primera hora no bailaríamos tan alocadamente los pajaritos con nuestras madres y tías.

Fuente: Me Muero de Amor

 

 

NEWSLETTER

contacto

TRA NOI